s
David García Bragado “Vestirse por los pies” con uno de los trajes de la nueva colección de FieldS
15 may

David García Bragado “Vestirse por los pies” con uno de los trajes de la nueva colección de FieldS

“Ten fe ciega. No en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con el que lo deseas”; Horacio Quiroga, escritor uruguayo.

El trabajo genera oportunidades de éxito. Carlos Guerrero materializó la suya, hace casi tres años, creando su propia marca: FIELDS. El grupo FieldS es una firma que nació con vocación para satisfacer a un cliente clásico, elegante y actual; donde el precio no sea ningún obstáculo. Calidad y estilo al mejor precio.

Hace ya algunos meses, cuando contacté con este joven abogado jerezano, me sorprendió por sus ganas de trabajar e impulso interior. Puro nervio. Características, ambas, con las que se entrega generosamente en su negocio como lo demuestran los cinco puntos de venta con los que –ya- cuenta en el sur de España. Y que “amenaza” con ampliar.

Carlos ejerció la abogacía durante toda una década en un bufete hasta que, con la ayuda de tres socios capitalista de su máxima confianza, se entrego a la pasión de su infancia: vestir a caballeros.

Firmas como FieldS están llamadas a cubrir el enorme espacio existente entre la confección más industrializada -copada por los grandes colosos de la moda- y la artesanía bespoke más tradicional, normalmente accesible para limitadas oportunidades. Este nicho de mercado resulta tan imprescindible como variopintas son sus cualidades, y calidades.

A esta firma, cuya sede ocupa el número 39 de la madrileña calle Jorge Juan, en pleno barrio de Salamanca, le caracteriza: un desparpajo sin complejos, su fijación en el cliente y las buenas relaciones públicas -con personajes de reconocido perfil- que se granjea su creador.

Los trajes que confeccionan son de lana fría (100 %) y mantienen un precio inferior a los doscientos euros, precisamente, para fidelizar a los clientes a los que se deben. Sus chaquetas tienen un corte actual en la solapa, redondeada, y con un ligero pespunte que imita a la artesanal en detrimento las propias de otros trajes de confección. Su hombrera es de estilo napolitano, sin rollino, y con un encuentro suave.

Me voy a permitir opinar sobre los que considero como talones de Aquiles de esta joven casa, los cuales en el caso de mejorar harán que FieldS compita con las mejores referencias dentro del sector.

El talón derecho es el de la imagen de su establecimiento, aunque ciertamente ingeniosa y original, no se corresponde aún con el selecto barrio donde se ubica. Y el izquierdo está en que su oferta debería incluir prendas que definan su propio estilo -unívocamente- del resto de su competencia.

Cierto es que son dos características inversamente proporcionales a la productividad y, que va en el debe de las inversiones poco rentables a corto plazo (las menos factibles al inicio de una actividad). Sin embargo, cuando se puedan conjugar con las fortalezas que se labran a diario sobresaldrán del resto.

Me confieso identificado con esta firma por mi afinidad con el carácter de su líder y aprecio por él, la juventud de su proyecto y las ganas e ilusión que le ponen para batirse con las adversidades que a buen seguro se encuentran en el océano que surcan.

Si no bajan el listón, y continúan creciendo sin descanso, estoy seguro que podremos disfrutar de la posibilidad de vestir con una digna imagen y bajo coste durante muchos años más por delante.

Muchas gracias y buena suerte,

David García Bragado
Fotografía: © Grupo FIELDS.